Seguidores

Páginas vistas en total

domingo, 20 de febrero de 2011

Las Afinidades Electivas



LAS AFINIDADES ELECTIVAS
Johann Wolfgang von Goethe

SINOPSIS

Eduardo y Carlota se quisieron de jóvenes apasionadamente pero sus compromisos familiares les separaron. A Eduardo, su padre le hizo unirse a una mujer rica bastante más vieja y Carlota tuvo que darle su mano a un hombre acomodado, respetable, pero a quien no quería. Con el tiempo volvieron a quedar libres. Primero Eduardo, al morir su mujer, dejándole como dueño de una gran hacienda y más tarde Carlota, pudiendo reencontrarse y vivir juntos sin estorbos en un romántico castillo. Carlota tiene una hija adolescente, Luciana, a la que ha enviado a un internado, al igual que a su sobrina Otilia, su protegida. Carlota se encarga de todo lo relacionado con la casa y Eduardo con todo lo de fuera , el jardín y los exteriores de la finca. Quieren vivir al encuentro de todos sus deseos, sólo para ellos y probar un tiempo para ver hasta donde pueden llegar de esta manera. No dejan entrar nada que sea un estorbo, nada que les sea ajeno. Sin embargo toda esta idílica armonía se romperá con la llegada de la joven Otilia. Joven, hermosa, educada y mucho más moderna, que quiebra todos los canones del clasicismo en favor de un nuevo modo de entender la existencia: el romanticismo.

OPINION PERSONAL
La lealtad, la fidelidad, las afinidades, el deseo y el fantasma del adulterio se convocan en la trama de esta magnífica novela, cuya modernidad a la hora de examinar las relaciones humanas siguen siendo sobrecogedoras.

La obra muestra con inteligencia el malestar del hombre en la sociedad en la que está inmerso, maniatado por las diferencias sociales y las hipocresías morales de la sociedad del momento. El tema de la juventud en contra de los estándares aceptados y su entusiasmo por la naturaleza también está muy presente, contrarrestando la rigidez de la epoca. Surge una necesidad de darle paso a todas nuestras afinidades electivas.
Os recomiendo que lo leais y vengais a rebatirme

2 comentarios:

  1. No me sonaba, Sandra. Pinta bien ...

    ResponderEliminar
  2. cuando quieras.... pero mientras lo tengas te requiso el ex-libris!!!

    ResponderEliminar